Es una exploración en el sentimiento del que emigra. En el terreno de la no pertenencia del que se vio obligado a mudar su casa, cambiar sus costumbres, hacerse nuevos amigos, luego de abandonar los propios... Es una oda a su necesidad de pertenecer o de permanecer que es lo mismo; a su necesidad de parecerse que es también su necesidad de desaparecerse. Los conflictos existenciales que acarrean todas esas operaciones emocionales por las que pasa cualquier emigrante, vistos desde la ternura, la compasión, el sentido de la justicia que no pareciera regir en las fronteras ni en los servicios de inmigración, y sobre todo, desde el humor que nos constituye y diferencia a los latinoamericanos del Caribe.

ATRAPEN A MINNIE