RETÓRICA

BOTON 2019.jpg

Todo empezó porque vivía fuera de la ciudad. Mis ganas de ver mundo, ser grande y andar por las calles entre muchos, las calmaba jugando Barbie. Así logré ser mujer, soltera, casada y divorciada… reina, espía y enfermera… rubia, morena, buena y mala… tuve todos los Kent que logré imaginar… y casas, viajes y amigas… me entrené en el deseo y el anhelo. Aprendí a ejercitar el músculo existencial: después que eres reina por un rato, vuelves a ser tú con mas gusto y comodidad. Estudié sociología, luego Artes Plásticas. Fui chelista, fundadora de la Orquesta Simón Bolívar, hice un Master en en Mass Media en the New School en Nueva York… no pueden decir que no intenté ser otra cosa. Pero el teatro era como una enfermedad que no lograba curar. A las 48 horas de haber llegado a Idaho State University para estudiar inglés antes de empezar el master, estaba ya ensayando con el grupo de teatro de la universidad a pesar de que mi inglés no trascendía “This is a pencil, Helen is a nurse”. Hiciera lo que hiciera, siempre terminaba sobre el escenario. Y ahora escribo, produzco y dirijo mis obras, en Caracas, Paris y NYC…