Es el otro lado de la moneda, la otra manera de ver, desde el punto de vista de una mujer, Adán es el revés. Párrafo a párrafo, sus razones y argumentos bien muestran lo distintos que somos hombres y mujeres y la belleza que encierra esa diferencia. Pero aunque en el fondo pudiéramos sospechar que Adán sabe que no tiene mas razón que Eva, su naturaleza lo obliga a esmerarse en demostrar lo contrario. Afortunadamente, pues es entre esas dos maneras de ver las cosas, la suya y la de Eva, que surge la vida y todas las razones que usamos para explicar el mundo.

ADAN